RETIRO VOCACIONAL FRANCISCANO 12-24 de enero de 2015

RETIRO VOCACIONAL FRANCISCANO

DEL 12 ENERO AL 24 DEL MISMO MES DE 2015.

CON UN SALUDO FRATERNO DE “PAZ Y BIEN”

Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les preguntó: «¿Qué buscan?» Le contestaron: «Rabbí (que significa Maestro), ¿dónde vives?». Jesús les dijo: «Vengan y lo verán.» Fueron, vieron dónde vivía y se qpadre nelsonuedaron con él aquel día. Eran como las cuatro de la tarde (Jn 1, 38-39).

La convivencia vocacional nacional consta de tres momentos:

1. Encuentro con uno mismo: Examen de conciencia-perdón-reconciliación.

2. Silencio interior y exterior. Ayuno y desierto. Y lo más hermoso: Adoración y exposición del Santísimo Sacramento, Jesús-Eucaristía. Fogata.

3. Experiencia Misionera Franciscana.

LO QUE DEBES TRAER:

Biblia, rosario y bolígrafo. Ropa de deporte y trabajo. Juego de sábanas y accesorios de aseo personal. Una casaca o abrigo.

Fr. Nelson Chanta ofm. 976 461 992

Telf.: (01) 4630558

Av. San Felipe 569 ó 571 Jesús María – Lima

El Señor te bendiga hermano…

ENCUENTRO VOCACIONAL FRANCISCANO 25 y 26 DE OCTUBRE DE 2014

20141012_163309ENCUENTRO VOCACIONAL FRANCISCANO

“He sido crucificado con Cristo, y ahora no vivo yo, es Cristo quien vive en mí” (Gál 2, 20).

Los frailes “Misioneros Franciscanos Perú” te invitamos a un encuentro de oración vocacional.

Los días 25 y 26 de octubre de 2014

Traer: Biblia, el santo rosario, nota de apuntes, accesorios de aseo personal.

Lugar: Av. San Felipe 471 Jesús María – Lima – Perú.

Teléf.(01) 4630558

IMG_17980340272024Fr. Nelson # 976 461 992

NOTA: LOS MEANDROS DEL RÍO UCAYALI DONDE VIVEN LOS MISIONEROS FRANCISCANOS PERÚ.

LA CATEGORÍA DE LA FRAGMENTARIEDAD

 

La categoría de la fragmentariedad

En primer lugar serán señalados dos fenómenos sociales, relacionados entre ellos: la pérdida del centro, es decir la pérdida de un punto de referencia normativo capaz de unificar la sociedad. La sociedad de hoy se muestra disgregada, dispersa; la crisis de los procesos de socialización, que se manifiesta en la dificultad de operar el proceso de la unificación social sobre la base de los valores dominantes, de los mensajes culturales, etc. Las consecuencias de estos dos fenómenos respecto a la condición juvenil son identificadas al menos en dos niveles:

  1. Como la disminución de una conciencia colectiva y como el surgir de la conciencia del pequeño grupo. Se llega a la afirmación de una radical privatización prevalentemente individualista. Los jóvenes sienten la crisis de la identidad colectiva. Sienten difícilmente de ser un grupo colectivo que produce la propia cultura, que participa eficazmente como grupo en los cambios sociales. Frecuentemente son referibles a los jóvenes de hoy las categorías de “privatización”, “subjetivización”, “atención a la identidad individual”.
  2. La segmentación de la vivencia individual, la cual es generalmente considerada bajo dos aspectos:
  • La fragmentación del “tiempo psíquico”, es decir la disminución de los lazos existentes entre las diversas experiencias distribuidas en el tiempo. Los jóvenes viven un “presentismo”. El pasado lo viven como un peso y no como un valor. Los jóvenes revelan una cierta escasa memoria del pasado, no aman la historia. Al mismo tiempo revelan una escasa capacidad de proyectar el futuro, el cual viene vivido como un problema. Poseen una concepción del futuro muy limitada. Se muestran poco capaces de hacer proyectos a largo plazo. Difícilmente ven la propia vida como un proyecto, tienen miedo de invertir totalmente y definitivamente los propios recursos humanos sobre una sola oportunidad o hipótesis de vida Esto no quiere decir que no haya grandes ideales entre los jóvenes, sino que ellos encuentran difícil el hecho de convertirlos en proyectos realizables y verificables.
  • La fragmentación del cotidiano, que refleja la disgregación de la sociedad misma. Los jóvenes de hoy retiran o separan fácilmente las diversas experiencias, logran separar la religión, la fe de la vida, la moral del comportamiento cotidiano. Difícilmente encuentran una síntesis de diversos valores. La consecuencia de esta fragmentación y la falta de un proyecto unitario es la pérdida de sentido; en cambio la pérdida de valores lleva a las múltiples desviaciones juveniles. Se nota también entre los jóvenes la tendencia a subrayar aquello que los vuelve diferentes de los otros, un cierto exclusivismo.

 

PASTORAL VOCAIONAL FRANCISCANA-LIMA-PERÚ.

Cel: (01) 976 461 992. Fr. Nelson Chanta OFM.

ENCUENTRO VOCACIONAL FRANCISCANO 29 y 30 DE AGOSTO 2014

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

ENCUENTRO VOCACIONAL FRANCISCANO

“He sido crucificado con Cristo, y ahora no vivo yo, es Cristo quien vive en mí” (Gál 2, 20).

Los frailes misioneros franciscanos del Perú te invitamos a un encuentro de oración vocacional.

Los días 30 y 31 de agosto del 2014.

Llevar: Biblia, el santo rosario, nota de apuntes, accesorios de aseo personal y ropa deportiva.

Lugar: Av. Luis Gonzáles 455 Chiclayo-Lambayeque-Perú. BASÍLICA SAN ANTONIO DE PADUA.

 

Fr. Nelson # 976 461 992

Prof. Carlos 979 948 528DSCN4235

Nuevos tiempos y lugares, con el mismo Espíritu

Nuevos tiempos y lugares, con el mismo Espíritu

Con gran alegría de mi parte estoy retomando este modo de comunicarme con ustedes, acercándoles el más cálido abrazo desde el verano amazónico, con el deseo de un tiempo bueno en sus vidas. Han pasado no solo los meses, la vida con su dinamismo me llevó, personalmente y junto a los hermanos de la fraternidad, por nuevos senderos, y ríos. Y es lo que ahora, si los medios de comunicación ayudan, quiero compartirles.

Retomo el relato desde el regreso a Requena a fines de febrero. En pocos días, apenas una semana, vivimos momentos muy intensos y dimos pasos importantes para la continuidad de la misión. Como les conté esperábamos al Ministro general, Fr. Michael Perry para una visita de 4 días. Compartimos tiempos de revisión en fraternidad, momentos personales y un espacio en común con los otros misioneros del Vicariato de Requena. Unos de los frutos de lo vivido fue el nuevo acuerdo sobre el lugar base de la fraternidad, que hasta el presente ha sido la ciudad de Requena, y que en adelante será la ciudad de Orellana, dentro del mismo Vicariato. Otra novedad vivida fue que el hermano Francisco, de Brasil, que viajo a su tierra para su período de vacaciones, ha decidido no regresar a la fraternidad en la Amazonía. Con esta situación no se podían mantener las dos presencias y se hizo el acuerdo de fijar la residencia en Orellana, integrándonos Atilio y yo a la vida junto al hermano Edel, que con Francisco tenían ya un año de presencia allí. En el acuerdo se estableció que la fraternidad mantiene el compromiso en la Parroquia de Santa Elena y sus comunidades del río Tapiche. Del 4 al 7 de marzo vivimos la Asamblea Anual del Vicariato, aportamos al proceso de elaboración de las Líneas Pastorales que servirán de base para el fututo Proyecto Pastoral Vicarial. Terminadas estas agotadoras jornadas los tres hermanos emprendimos caminos diversos: Edel comenzó a surcar el Ucayali para llegar a Orellana, Atilio permaneció en Requena organizando la gira del mes de abril por el Tapiche, y yo me dispuse para iniciar las vacaciones entre ustedes. Convinimos que a mediados de mayo nos reencontrábamos en Orellana para dar los primeros pasos como fraternidad en el lugar.

Sobre el tiempo de las vacaciones les comparto brevemente que las aproveché en principio para descansar, recién allí noté que lo necesitaba, para compartir con la familia un buen tiempo, para visitar y acompañar a los hermanos en sus casas y en el encuentro realizado en Córdoba a fines de marzo. Otro espacio privilegiado fue el encuentro con las comunidades y con los amigos que a lo largo de los años el Señor me fue regalando. Momentos muy destacados fueron los vividos en Castelli durante la Semana Santa, en el Monasterio de la Clarisas de Resistencia con las hermanas y varios más, en Formosa y Corrientes en encuentros preparados por los hermanos. Muy destacados los gestos de acogida y acompañamiento de las familias amigas de José C. Paz, que desde el primer instante me hicieron sentir que no solo estaba regresando a la Patria sino, y sobre todo, a la casa de los amigos. Estoy muy agradecido por el cariño y apoyo recibido en estas vacaciones, y también por la comprensión de aquellos a quienes no logre visitar o lo hice en un tiempo muy breve. Compartiendo con varios descubrí el valor de estas sencillas crónicas, por lo cual renuevo el propósito de escribirlas y si la técnica ayuda, enviarlas.   

En medio de las vacaciones debí viajar a México para una reunión de Provinciales de América Latina con el Ministro general y otros hermanos del Gobierno central de la Orden. Les compartí la evaluación del Proyecto a dos años de su puesta en marcha, la descripción del momento presente con la situación de los hermanos y los nuevos acuerdos, ofreciéndoles además algunas indicaciones y perspectivas de futuro. Del aporte realizado y del trabajo y acuerdos de los Provinciales resulta que en el corto y mediano plazo se integrarán nuevos hermanos a la fraternidad, llegados de varios países de nuestro continente.

Con renovadas energías, con la promesa cierta de los hermanos que pronto llegarán, con las maletas llenas de productos nacionales para degustar de a poco con los hermanos, y por un nuevo itinerario, llegue a  Orellana al atardecer del 16 de mayo. Para llegar aquí es más fácil hacerlo por Pucalpa, a la que se llega desde Lima por avión o por carretera, y hasta aquí viajando un día en lancha o 10 hs. en un deslizador. A los pocos días llegó el hermano Atilio y comenzamos a andar esta nueva etapa de nuestro andar misionero en la Amazonía.

En varias jornadas de trabajo fuimos esbozando los rasgos de nuestra vida y misión en este lugar. Desde principio de junio se unió a nosotros un hermano colombiano, el mismo que el año pasado nos acompañó tres meses, para una presencia de también tres meses, con la novedad que desde el próximo año ya se integrará por tres años a la fraternidad. Fuimos conociendo esta realidad, tanto a nivel de la población en general. Ciudad y caseríos, como la Iglesia y la evangelización que se viene llevando adelante. Compartimos varios momentos de reflexión con las hermanas Victorina, Inés y Gloria, Franciscanas de la Natividad de la Virgen, con una presencia como congregación de más de 40 años. Lo compartido con los laicos fue lo más destacado, considerando que su visión y aportes son los más importantes a la hora de proponer las líneas pastorales que han de guiar la misión aquí.

Orellana es una de las Parroquias del Vicariato de Requena, fue creada en 1960, y hasta fines del 2010 el único Párroco ha sido un fraile franciscano de Valencia, España, Fr. José Ramón Palacì. En esos 50 años este misionero ha sido el mentor y realizador de mucho de lo construido y afianzado en Orellana, y muchas de sus iniciativas todavía figuran como proyectos por concretarse. En breves períodos otros misioneros acompañaron al P. Palacì. Todos estos años en la selva peruana, vividos en las más duras condiciones al principio y con una inmensa labor para hacer avanzar al pueblo y la Iglesia, fueron afectando su salud y falleció en Lima, de un ataque en el centro de la ciudad. El año siguiente la comunidad no contó con un misionero estable, en el año 2012 comenzamos a visitarla con hermanos de esta fraternidad venidos desde Requena, y el año pasado vivieron aquí los hermanos Edel y Francisco, y con el hermano Atilio los acompañamos en dos periodos de un mes cada uno.

Intentamos llevar la vida de fraternidad de un modo sencillo, lo más cercano a la gente, participando de sus espacios y buscando con el trato familiar y cercano que nos reconozcan como hermanos. Aquello de ser frailes del pueblo está muy presente entre nosotros. La organización de la pastoral será una tarea a largo plazo, sin prisas y sin pausas iremos intentando crear comunidades cristianas en los sectores y barrios de la ciudad avanzando en la experiencia de ser una Parroquia comunidad de comunidades. Son muy pocos los laicos vinculados a una tarea pastoral, y además del número de agentes pastorales preocupa la formación de los mismos para una renovada propuesta pastoral. Es muy notable la participación de los niños desde muy pequeños, conforman el grupo mayoritario, vinculados a través de la Infancia Misionera, y la participación decrece notablemente en la etapa de la catequesis para los sacramentos y se carece de una propuesta pastoral para adolescentes y jóvenes. Si miramos la labor de los misioneros en el pasado y en el presente pareciera que no es posible comenzar la renovación de la vida y misión de la Iglesia y de la Presencia franciscana en estos lugares, que lo único que queda es hacer lo que siempre se hizo y del modo en que siempre se hizo. Si atendemos a la invitación que la Iglesia nos hace de andar caminos de nueva evangelización, con una gran confianza en el Espíritu emprendemos en Orellana el desafiante camino de invitar a los bautizados a vivir su fe en comunidad, construyendo nuevas relaciones y promoviendo la participación y responsabilidad de los laicos.

Espero poder contarles los pasos que vamos dando, y como un modo de aportar a este camino que vamos comenzando, realizaremos aquí la misión del verano, entre el 5 y el 30 de enero de 2015. Los invitados son frailes, religiosas y laicos de América Latina, y a los interesados les ofreceremos más información de un modo personal.

Espero que este aporte les ayude a comprender en parte el andar de los misioneros en la Amazonía, donde parece que todo está por hacerse, y con el deseo de un próximo encuentro, me despido deseándoles Paz y todo Bien.  Los abrazo fraternalmente.

                      Fr. Eugenio Ortiz, ofm

                                                                                                                                 Misionero en la Amazonía

                                                                                                       fraypepomenor@gmail.com

Publicado por:

Pastoral Vocacional. Fr. Nelson Chanta. OFM ser_franciscano@hotmail.com

IMG_0907Facebook: Francisco Solano

La fraternidad del Proyecto Amazonía…

DSCN4825La fraternidad del Proyecto Amazonía

invita a la familia franciscana de América Latina y el Caribe, a la

MISIÓN EN LA PARROQUIA DE ORELLANA

y sus comunidades del Río Ucayali

Queridas hermanas y hermanos, PAZ Y BIEN.

A partir de las experiencias misioneras anteriores, enero del 2013 en Santa Elena y comunidades del río Tapiche, y enero – febrero del 2014, en Aucayo y comunidades del río Amazonas.

Y de las evaluaciones y proyecciones realizadas, …..

INVITAMOS a frailes, religiosas, laicas y laicos, para participar de la experiencia misionera en la Amazonía, y tomar contacto con una realidad amazónica local.

Ofrecemos esta posibilidad desde el 5 al 30 de enero de 2015, en la Parroquia de Orellana, Vicariato apostólico de Requena, en la Región Loreto, Perú. 

Orellana está ubicada en la margen izquierda del Río Ucayali. En la Región Loreto, con 78 años de emancipación política; es una pequeña ciudad con unos 8000 habitantes aproximadamente, con un ambiente muy tranquilo como en general son los pequeños pueblos de la selva. La ciudad se divide en 6 barrios, con un comercio básico y pocos servicios: energía eléctrica, solo 5 horas diarias, se abastece de agua del río, y se distribuye algunas horas en la semana, telefonía fija, solo servicio público, telefonía móvil, con mucha inestabilidad en la señal, internet público, solamente en la municipalidad y con solo dos computadoras disponibles en horas de la noche, hospital, con médicos generales, varias escuelas, nivel: inicial, primaria y secundaria, y una pequeña extensión universitaria, y muy pocas calles pavimentadas. El pueblo vive básicamente de la agricultura de subsistencia y de la pesca. La movilidad es solo por el río, con viajes de un día hasta Pucalpa y al menos tres hasta Iquitos. 

La Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro integra el sector urbano y unas 30 comunidades ribereñas, llamadas caseríos. En la ciudad hay una Iglesia matriz y dos Capillas en distintos barrios. Al servicio de la Parroquia hay una fraternidad de hermanas Franciscanas de la Natividad de la Virgen y una fraternidad de frailes del Proyecto Amazonía. Un fraile español fue misionero por 50 años, hasta su muerte, a los 82 años de edad en diciembre de 2010.

Algunos elementos básicos para que los interesados tengan en cuenta:

Motivaciones para la misión:

Porque hay hermanas y hermanos que desean conocer la Amazonía, vivir una experiencia y hacer un discernimiento de su vocación misionera.

Porque la Parroquia de San Pablo es muy extensa, con lo cual la presencia del misionero es muy escasa, y cuando puede llegar, una vez al año, solo se celebran bautismos y rara vez la misa. Son casi nulas las posibilidades de formación, animación y organización en las comunidades

Porque es una oportunidad para experimentar la riqueza de la fraternidad internacional en servicio de una Iglesia Pobre, la del Vicariato de Requena y la de la Parroquia de Orellana.

Objetivos para la motivación:

Ofrecer a los hermanos y hermanas la posibilidad de una experiencia misionera en Amazonía.

Sensibilizar a los hermanos de la Orden sobre la necesidad de apoyo de misioneros y de la creación de fraternidades para continuar con la presencia y misión franciscana en los Vicariatos y en la Amazonía.

Experimentar la fraternidad evangelizadora con una modalidad de misión itinerante.

Anunciar la Buena Noticia de Jesucristo y que El Reino se ha acercado a nosotros.

Animar la vida cristiana en las comunidades, apoyando el servicio de los animadores y otros agentes de evangelización.

Detectar nuevos liderazgos comunitarios y promover conciencia de la necesidad de la formación y del trabajo en comunidad.

Fechas más importantes:

05 de enero de 2015 Llegada y recepción de los misioneros en la ciudad de Pucalpa.

                                   (Todos deben llegar este día, pueden hacerlo por avión desde Lima o en

                                    Bus desde Lima, en un viaje de 16 hs aproximadamente)

06 de enero Viaje en lancha a Orellana

(Un día de viaje, aproximadamente)

07 de enero Recepción de los misioneros en Orellana

08 al 10 de enero Preparación para la misión, conocimiento de la realidad e integración

fraterna.

11 de enero Inicio de la misión

La misión se realizará en dos etapas:

Urbana, en todos los barrios de la ciudad.

En la ribera, con presencia en todos los caseríos y pueblos de la Parroquia.

25 de enero Cierre de la misión, en Orellana

26 y 27 de enero Evaluación de la misión.

28 de enero Viaje en lancha a Pucalpa

30 de enero Viaje de regreso

(los pasajes aéreos desde Pucalpa deben ser en este día)

Indicaciones prácticas:

Desde la llegada de los hermanos a Pucalpa hasta la partida hacia Lima, todos los gastos de alojamiento y viajes serán asumidos por la administración del Proyecto.

A los hermanos que participarán de la experiencia de misión les ofreceremos indicaciones precisas sobre el equipaje necesario.

La cantidad de misioneros que podrán participar es de 25.

La fecha límite para las inscripciones es el día 1 de diciembre de 2014, o puede quedar cerrada antes si se completa el número máximos de misioneros.

Los hermanos que deseen permanecer más tiempo para pasear en Peru, si necesitan alojamiento u otra asistencia lo pueden manifestar con toda confianza. Este tiempo lo podrán organizar a partir del 30 de enero de 2015.

– Para manifestar la decisión de participar en la misión o para plantear dudas y propuestas, de Brasil deben hacer contacto con Fr. Atilio: fratilio@yahoo.br, y de los demás países a Fr. Eugenio: fraypepomenor@gmail.com

Esperando que las informaciones ofrecidas sean claras y los alienten y motiven para decidir la participación, les pedimos que difundan esta invitación a quienes les parece pueda interesarle la propuesta. Les recordamos la importancia de comunicar a la brevedad el propósito de participar, y quedamos a su disposición para responder a las inquietudes que puedan tener, los abrazo fraternalmente y les deseo Paz y Bien en el Señor.

                                                 Fr. Atilio Battistuz, Fr. Edel Chanchari, Fr. Eugenio Ortiz, ofm

                                                      Fraternidad del Proyecto Amazonía

            Orellana, Rio Ucayali, Loreto, Perú

14 de julio de 2014, Fiesta de San Francisco Solano.

Las categorías interpretativas aplicables a los jóvenes en acompañamiento

DSCN1415

 

Las categorías interpretativas aplicables a los jóvenes en acompañamiento

Además de los datos estadísticos es útil referirse a ciertas categorías con las cuales es descrita la condición socio-cultural de los jóvenes hoy. Presentamos aquí cuatro categorías, entre las más significativas tratadas por Milanesi, y que crean dificultades en el tiempo del acompañamiento vocacional.

La categoría de la marginalidad

La categoría “marginalidad” comienza a aparecer alrededor del año 1970. La marginalidad significa la exclusión del goce de los derechos y recursos prometidos por la sociedad, exclusión de la participación en las decisiones. Se trata de una efectiva exclusión, de aislamiento, de neutralización de los jóvenes que son el efecto de un proceso más o menos intencional de objetiva marginación promovida por el sistema social. La marginalidad está relacionada con la marginación que nace en los sistemas neo-capitalistas, que para asegurarse un equilibrio productivo óptimo exigen que los estratos más débiles de la población se queden por largo tiempo estacionados en áreas de forzada espera y dependencia. Los signos de esta marginación son numerosos: la permanencia artificialmente prolongada en las estructuras formativas (por ejemplo, la universidad), la exclusión del trabajo legal, la explotación en el trabajo ilegal, la limitación y exclusión de la participación protagonista.

Los efectos de la marginalidad que se sienten son: caída del sentido, la pérdida de autoestima, ¿para qué sirvo? ¿qué cosa soy capaz de hacer?; el sentimiento de inutilidad, del desperdicio de las propias energías. El peligro tal vez más grave consiste en el hecho que este clima de marginación podría ser interiorizado y convertirse en un tipo de cultura juvenil, una razón de vida juvenil.

Rasgos peculiares del joven frente al acompañamiento vocacional

Rasgos peculiares del joven frente al acompañamiento

vocacional

En la medida en que los jóvenes están afectados por lo que se ha convenido en llamar “la modernidad” se puede destacar con bastante exactitud, según parece, algunos rasgos comunes. El retrato que a continuación describiremos corresponde más bien al modelo noroccidental, pero este modelo tiende a universalizarse, tanto en sus valores como en sus debilidades y cada cultura o realidad específica aportará los retoques que exija su propia originalidad.

 

¿Quiénes son los jóvenes que acompañamos?

No es fácil dar una definición de juventud o de los jóvenes que pueda aplicarse universalmente a contextos diversos en el tiempo y en el espacio. El concepto de juventud está condicionado efectivamente por muchas variables.

En efecto, Milanesi afirma que la historia nos dice que en el pasado el concepto de juventud ha sufrido muchos cambios. Diversas disciplinas se ocupan de esta problemática. La biología nos advierte que las condiciones de vida de una determinada sociedad pueden anticipar o posticipar las fechas de inicio de la madurez bio-psicológica del individuo. La psicología ha llegado ya a la convicción que los procesos de maduración no dependen sólo del hecho de ser jóvenes, sino que dependen en gran parte del contexto social que es muy mutable. La etno-antropología ha hecho entender que en las culturas donde la madurez fisiológica tiende a coincidir con la madurez social no existe prácticamente la adolescencia y ni siquiera la juventud, y el muchacho pasa directamente a la vida adulta. De aquí la hipótesis, sucesivamente desarrollada, que la adolescencia, la juventud, sean sólo productos sociales, esto es el resultado problemático de un cierto tipo de desarrollo y no la característica “natural” del desarrollo de la persona humana.

La juventud no puede, por lo tanto, estar caracterizada ni determinada por la edad juvenil, pues existen otros factores que determinan el “status” juvenil. Se puede aplicar a los jóvenes esta definición:

«La juventud es una condición de vida de las personas que están entre la pubertad y el logro de la madurez social».

La madurez social puede significar, haber terminado los estudios, tener la propia casa, hacerse una familia, tener un trabajo, tener autonomía psicológica, afectiva, mental. En el así llamado primer mundo viene trasladado artificialmente el punto de llegada a esta madurez social, por lo tanto se prolonga la juventud. En cambio en los países del tercer mundo muchas veces de la infancia se pasa directamente a la vida adulta. A los doce años es necesario ya ser autónomos, tener el trabajo, conducir una vida adulta. Hay otro hecho que subrayar y es que en ciertos países existen muchos jóvenes en el sentido biológico, es decir muchas personas de edad joven, pero no hay jóvenes, no existe la juventud en el sentido sociológico en cuanto estas personas de edad joven no tienen la mentalidad juvenil, no tienen la consciencia de ser jóvenes, no son capaces de crear una cultura, un estilo de vida propio de jóvenes.

Hemos dicho que la juventud es una condición de vida. Ya no se aplica más a los jóvenes la categoría de “grupo de edad” o “generación”. Se abandona también el concepto de la juventud como un tipo de “cultura” o “sub-cultura” a causa de las reales imposibilidades de considerar a los jóvenes como un sujeto unitario y homogéneo. Hoy se prefiere definir a los jóvenes como un estrato social.